Mi amigo Facundo Cabral

Mi abuelo era un hombre muy valiente, sólo le tenía miedo a los idiotas.

Le pregunté: ¿por qué?,

y me respondió: porque son muchos, y al ser mayoría eligen hasta al presidente.

Tuve la suerte de conocerte y disfrutar de largos desayunos filosóficos con Facundo.

Ambos vivíamos en Suipacha 1235 y nos sentábamos a desayunar juntos cuando coincidíamos, disfrutando de charlas, reflexiones y risas.

De nuestras charlas, en Facundo destacaba su solidez de repetir siempre sus frases y pensamientos: ¿De izquierda?» le pregunté; no para nada, ni de derecha. «Yo no creo en las ideologías, las ideologías son una maldición».

¿Irías a Cuba?; respondió; ¿A qué? Duraría cinco minutos en Cuba. No, yo soy casi anarquista; el gobierno de uno mismo. Jamás tuve una familia. De hecho me echaron de todos los países socialistas. Fui a Rusia, me echaron. Fui a la China de Mao Tse Tung y con mucha gracia, me echaron.

Haber compartido tantos momentos con Facundo solo te hacía pensar, reflexionar, y cuestionar las supuestas verdades que maneja la sociedad de los hipócritas. Aquí más de sus frases y pensamientos:

*Tu mejor activo es el tiempo.

*Que no nos distraigan las noticias.

*No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas, ya son ganancia.

*Nos envejece más la cobardía que el tiempo, los años sólo arrugan la piel, pero el miedo arruga el alma

*La sociedad humana está tan mal tanto por las fechorías de los malos, como por el silencio cómplice de los buenos.

*Estoy feliz de estar loco y de no pertenecer al mundo de los cuerdos, de los que estafan desde los bancos, que mienten desde los templos, y matan en nombre de la patria.

- OTRAS PUBLICACIONES -

Scroll al inicio